(Madrid, 17 de Octubre. O’kuroku).- En mi adolescencia leí por primera vez ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? Entonces me pareció un libro intrigante. Hoy, a propósito de Blade Runner 2049, vuelvo a leerlo.

¿Cómo sobrevive la prueba del tiempo? El veredicto es complicado.

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? es considerada la obra cumbre de Philip K. Dick. Sin embargo, su fama depende mucho de su asociación a Blade Runner. La adaptación de Ridley Scott le insufló relevancia a esta novela corta que apenas si supera las 100 páginas.

De hecho, al evaluarla, la crítica suele hacerlo en función de su espacio dentro de toda la obra del autor, que incluye otras joyas como The Man in the High Castle (1962) o A Scanner Darkly (1977). De hecho, el cúmulo de trabajo del autor es tan relevante, que ha nutrido por años el cine de ciencia ficción más allá de Blade Runner. Incluye films como Total Recall, Minority Report, Paycheck o The Adjustment Bureau.

¿Pero que tal es Sueñan los Androides? Para responder a esta pregunta, fui a la biblioteca pública cerca de casa y saqué una copia del libro. Tras casi 20 años sin leerlo, debo decir que sigue siendo tan intrigante como siempre. No obstante, difícilmente pueda considerarle un gran libro…

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (Do Androids Dream of Electric Sheep, 1968), es una novela corta que -como la mayoría de las obras de Dick- aborda el concepto de realidad. Además, analiza el tema de la relación entre humanos y androides. Sin olvidar un poco de religión.

Un argumento familiar

El libro sigue a Rick Deckard, un cazador de androides renegados que han huido de sus dueños en Marte a la Tierra. El planeta ahora está casi deshabitado, luego de la Guerra Mundial Terminal. Solo las personas afectadas por la radiación han sido obligadas a permanecer y son llamados “Especiales” o “Cabezas de Chorlito”. El resto son invitados a emigrar y quienes aun no lo hacen, luchan por tener a un animal real, en una era en la que son escasos.

Deckard se encuentra ante la posibilidad de ganar mucho dinero cazando a seis androides fugados del revolucionario modelo Nexus 6. Por cada uno recibirá una pequeña fortuna que le servirá para poder pagar la inicial de un animal real, y así deshacerse de su oveja eléctrica. No obstante, los Nexus 6 son tan inteligentes como un humano real y solo carecen de la capacidad de empatizar.

En general, el libro guarda mucha similitud con el film, pero incluye elementos obviados por completo. Entre estos destacan el énfasis en el Mercerismo (la religión oficial del ficticio 1992 del libro), las Cajas de Empatía y el programa de televisión de Buster Friendly.

En ¿Sueñan los Androides con Ovejas Eléctricas?, Deckard debe enfrentarse a estas amenazas sin perder de vista su propia identidad. Esto al tiempo que, para su sorpresa, empieza a empatizar con sus victimas.

Un libro de ideas brillantes mal ejecutadas

Blade Runner

Si bien, como dije al inicio de esta reseña, el libro continúa siendo intrigante, realmente no puedo considerarle una gran obra. Explora conceptos profundos, en especial en lo relativo al miedo al otro o al efecto que tiene en la tecnología, pero eso no quiere decir que esté bien escrito.

Deckard, pese a ocupar la mayor parte de la novela, no es desarrollado en profundidad. El cambio que experimenta a lo largo de las poco más de 100 páginas del libro, no sigue una progresión natural. Sus nuevos sentimientos no están solidamente fundamentados.

Como narrador Dick opta más por desorientar al lector que por construir una narrativa coherente. Una escena en particular confunde tanto a su protagonista como al lector, creando la base del dilema eterno que también marcó a Blade Runner: ¿Es Deckard un Androide/Replicante o un ser humano?

Del mismo modo, su exploración del tema de la religión del Mercerismo es supremamente superficial. Tanto, que su peso en el final del libro resulta confuso y casi improcedente. No es sorpresa que haya sido excluida de Blade Runner.

Dick no es un narrador confiable. Su gran valor radica en su imaginación, en el pozo profundo de ideas que introduce. Pero su debilidad es evidente a la hora de hacer algo con esas ideas. ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? carece de cohesión y eso le resta puntos.

No obstante, esta obra sigue siendo fundamental para la ciencia ficción. No puedo dejar recomendarla, pese a que objetivamente no es un gran libro. Te hará pensar, y eso es lo más valioso. Sigue teniendo ideas relevantes décadas después de ser escrito. Pese a ello, no puedo dejar de imaginar lo que otro escritor más competente habría hecho con las ideas de Philip K. Dick. Seguro mi veredicto sería otro.

 

 

Sumario
Es un libro lleno de ideas intrigantes y muy relevantes, pero como novela tiene muchas fallas. Aunque lo recomiendo totalmente, no puedo evitar señalar que le falta mucho en términos de narrativa... y pese a ello es un gran libro.
65 %
Muy relevante
Cargar más Artículos Relacionados
Cargar más por Amilcar Trejo Mosquera
Cargar más en Ciencia Ficción

Comentarios de Facebook (0)

Comentarios Básicos (0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Mira esto!

Los gemelos Weasley presentaron Harry Potter: The Exhibition en Madrid

(Madrid, 16 de Noviembre. O’kuroku Webzine).- Esta mañana se llevó a cabo la rueda d…